REPRESENTAR DESDE LA TRANSPARENCIA

Tepeyanco, Tlax. 14 de septiembre de 2020.

 

Desde la presidencia de la Mesa Directiva y la Junta de Coordinación y Concertación Política hemos aprobado el protocolo de seguridad sanitaria que permitirá reanudar las actividades en el Congreso del Estado.

Consiste en una serie de medidas que tienen el objetivo de controlar el acceso, estancia y salida de las oficinas por parte de la ciudadanía. También prevé el control del acceso y egreso de los diferentes proveedores del poder legislativo y, un diagnóstico sobre la salud, movilidad y actividades del personal que labora en el Congreso del Estado.

En México se ha implementado un semáforo que orienta la reactivación económica y gubernamental. Tlaxcala está señalado con luz amarilla y esto ha permitido que varios negocios, microempresas, talleres y el comercio ambulante principalmente, retomen sus actividades. Sin embargo, este semáforo no debe llevarnos a un exceso de confianza y a cometer errores que nos lleven a un escenario catastrófico.

Este protocolo ha sido aprobado y evaluado a través de escenarios prácticos el pasado 11 de septiembre. Tiene como objetivo retomar las sesiones del pleno del poder legislativo, la concurrencia de los medios de comunicación y el acceso seguro de las y los tlaxcaltecas.

Debemos recordar que generacionalmente estamos viviendo un momento inédito. Esta pandemia alteró nuestro sistema de vida y tienen repercusiones mundiales. El quehacer gubernamental y la acción política han sido también modificados y en el caso del poder legislativo de Tlaxcala, estamos ejerciendo acciones que nos permitan adaptarnos a esta nueva normalidad.

Esta serie de medidas pueden resultar incomodas e interpretarse de muchas formas. No obstante, debemos aceptar que en tanto no exista una vacuna o un tratamiento que garantice la recuperación total ante el COVID-19, es indispensable mantener medidas de seguridad sanitaria que resguarden nuestra salud.

Quiero destacar que existe una responsabilidad colectiva como Congreso Estatal y dentro de esta se encuentra este protocolo de seguridad sanitaria.  También existe una responsabilidad y deber individual, en donde cada diputada y diputado deberá encontrar mecanismo de comunicación e interacción con los tlaxcaltecas, con el objetivo de representarles eficazmente y transparentar su trabajo.

Esta “sana distancia” pone a prueba la legitimidad de quienes formamos parte del poder legislativo. Este contexto no debe ser el pretexto para la opacidad y la improductividad. Las herramientas digitales y la comunicación directa son pieza clave para refrendar y cumplir nuestro compromiso con los ciudadanos.

La pandemia ha modificado nuestro sistema de vida, pero no ha alterado los pilares que nos sostienen. En las democracias los electores refrendan o modifican sus preferencias a través del voto. Esto es una especie de evaluación al trabajo realizado en la representación ciudadana y a la productividad legislativa o gubernamental.

Hoy tenemos una ciudadanía crítica, exigente, analítica y conocedora del quehacer de sus instituciones. Una democracia que no le exige a sus gobernantes se encamina al fracaso. Por otra parte, quienes piensan que pueden ejercer un cargo de responsabilidad política de forma irresponsable y conformista están equivocados.

Hoy más que nunca tenemos que garantizar que los ciudadanos están siendo representados desde la transparencia y la generación de resultados.

 

DIP. ISABEL CASAS MENESES.